La Antigua, nuestra otra carrera